Historia

Nuestra escuela nació a principios del siglo XX como respuesta a varias necesidades:

  • Ofrecer educación de calidad a la clase obrera.
  • Cubrir las necesidades educativas de las mujeres de la época.
  • Posibilitar una educación integral, donde no solo tuvieran importancia los aspectos prácticos (muchas veces vinculados a la vida laboral), sino también a el crecimiento personal en valores cristianos.

A pesar de que la Barcelona burguesa de la primera década del siglo XX mostraba una cara visiblemente amable con el desarrollo de la industria y el arte modernista, la verdad es esta fue una época convulsa desde el punto de vista económico y político.

La clase obrera, muy perjudicada, presentaba todo un abanico de carencias que iban desde el derecho a la protección social, la cobertura sanitaria, la educación, el derecho al ocio, etc... Los niños, que en aquellos momentos trabajaban en las fábricas textiles de la zona, eran las primeras víctimas del sistema, y las niñas, todavía más.

En este ambiente, algunos sectores de la Iglesia sensibles a las injusticias sociales se movieron para fundar centros escolares y dar oportunidades educativas (y también de otros tipos) en la población más vulnerable. Y es aquí donde Padre Ramon Balcells Masó fue un elemento clave para la fundación de la que hoy denominamos Escuela Marillac. Este sacerdote, muy influyente y activo en la sociedad del momento, haciéndose cargo de la dura realidad de las niñas del barrio del Poblet de la Sagrada Familia, inició una escuela dominical para niñas. Por eso, en el año 1906 adquirió  una nave industrial en la calle València, donde se daban clases en turnos nocturnos y diurnos.

Dado que cada vez había más alumnas interesadas en asistir a clase, en el año 1909 fundó el Patronato Social Escolar de Obreras del Poblet y delegó a la Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicenç de Paul la gestión y el día a día del centro. A partir de entonces, concretamente del año 1910, la escuela de la calle Provenza 389 fue inaugurada, a pesar de que las obras no se acabaron hasta el 1919. Más adelante, el 1925, la escuela se hizo más grande con la compra de el edificio de la calle Sicilia 249. En aquel momento acogía 826 niñas en 13 clases (esto suponía una media de más de 60 niñas por aula).

El Patronato Social Escolar se convirtió en un referente en el barrio, no solo por la calidad educativa básica y profesional, sino también por la vinculación con las familias del entorno, las actividades de ocio (aquí fue determinante disponer de una casa de reposo y vacaciones en Santa Maria Palautordera y también las representaciones en el teatro de la escuela) y las iniciativas relacionadas con la protección de sus alumnas. En este sentido, hay que mencionar la creación el 1921 de la Caja Social del Patronato Social Escolar, que más adelante se convirtió en la Caja de Ahorros de la Sagrada Familia. De igual manera, las alumnas contaban con facilidades a la hora de comprar ropa o alimentos, gracias a su cooperativa.

Durante muchos años el Patronato impartió clases de EGB y de Formación Profesional (y después de Ciclos Formativos). A lo largo de todos estos años, la escuela ha experimentado modificaciones importantes, de acuerdo con las necesidades del momento. El sistema educativo y la sociedad ha cambiado y el centro siempre ha estado dispuesto a ofrecer el mejor. Actualmente se denomina Escuela Marillac, en recuerdo de la fundadora de las Hijas de la Caridad y ofrece Educación Infantil (desde los 4 meses), Primaria y ESO. 

Agradecidos por el pasado y por el impulso e iniciativa del fundador y de las hermanas, la Escuela Marillac opta por la educación inclusiva, la innovación educativa y el acompañamiento personal y grupal desde los valores cristianos y el compromiso social.

La historia de la escuela y las circunstancias que la hicieron nacer nos han hecho entender que este es el sentido de su existencia en todo momento, tanto en el pasado como en la actualidad.